KOBE BRYANT: DE LA NBA AL OSCAR

bryant oscar

Fotografía: NY Post

El corto de Bryant se llevó la estatuilla de la Academia a mejor cortometraje de animación.

Dear Basketball, el nombre de esta producción audiovisual que se basó en un texto con el que la estrella de la NBA se retiró de su carrera como jugador de baloncesto.

Bryant creó la pieza con la colaboración del veterano animador Glen Keane y la música de otra leyenda: John Williams.

Esta obra no posee efectos muy llamativos, sino más bien esta compuesto por el clasicismo que caracteriza a Keane. Sin embargo, Dear Basketball es bastante conmovedor y fue un gran éxito en su lanzamiento.

En 4 minutos, explica el porqué siempre quiso jugar baloncesto y qué lo llevó a ser tan exitoso.

A sus 39 años de edad, el máximo anotador de la historia de la NBA, ganador de cinco anillos, sentió una felicidad mucho mayor al momento de subir a buscar su Oscar y agradeció enormemente por el galardón.

El filme del ex escolta de Los Angeles Lakers competía en la categoría de mejor corto animado contra “Garden Party”, “Lou”, “Negative Space” y “Revolting Rhymes”.

Bryant: de basquetbolista a empresario cinematográfico

El retiro de las canchas de Kobe Bryant tuvo lugar en el 2016, pero un año antes ya había dejado claro cuales eran sus aspiraciones a futuro, enfocándose en hacer una carrera empresarial y la producción audiovisual.

De hecho en el 2015 estrenó su documental “Muse” a través del canal de pago Showtime, una obra lanzada con el sello Granity Studios (creados por Bryant) y centrada en la carrera del atleta, donde se examinaban sus grandes rivales, sus mejores aliados y las personas que le inspiraron.

La directora de mercadotecnia de Granity Studios apuntó que Bryant actualmente trabaja en la producción de varias novelas de ficción, relacionadas con el deporte. Estos textos al igual que Dear Basketball serán la base para llevar a cabo series y películas de su autoría.

En pocos días estará estrenando un programa escrito y producido por él en ESPN, que llevará por nombre Detail y consta de 15 capítulos donde el ex NBA explicará cómo estudiaba el deporte y su perspectiva sobre los aspectos fundamentales a desarrollar.

Bryant no perdió tiempo tras su retiro, rápidamente presentó su propio fondo de inversiones, un instrumento dotado de 100 millones de dólares que viene utilizando para invertir en empresas de tecnología, medios de comunicación y datos.

Así como para la realización de su corto buscó a Keane, para estas inversiones se apoyó en el empresario Jeff Stibel, con quien viene invirtiendo en estos negocios desde el 2013. Lo que nos deja entrever es que Bryant apostará por el nombre de Granity para su estudio de cine, mezcla de la frase “greater than infinity”.

Oscar con corazón deportivo

Si bien el logro de Bryant fue una de las cosas que más ha dejado de hablar tras finalizar la ceremonia. La noventa edición de los Oscar, no ocultó su corazón deportivo.

De hecho, otros ganadores en esta temática fueron Yo, Tonya, una cinta que cuenta la historia de una patinadora sobe hielo y su lucha social. Así como Icarus, un documental sobre el dopaje latente en atletas rusos.

Alisson Janney se ganó la estatuilla a Mejor actriz secundaria al interpretar a la madre de Tonya Harding. De hecho, la artista ya había sido galardonada en los Globo de Oro, el BAFTA y el Premio de Sindicato de Actores.

Por su parte, Icarus fue reconocido como mejor documental en la gala que se llevó a cabo en el teatro Dolby.

Se trata de la primera producción distribuida por Netflix que logra un reconocimiento de la Academia, lo que ya de por si marca un hito.

Tras que explotara el escándalo de dopaje que favoreció a la delegación rusa en elos Juegos Olímpicos de 2014; el director de la cinta Bryan Fogel, se trazó como meta demostrar cómo de fácil era eludir los controles antidoping participando en una carrera ciclista amateur en la que se realizaban pruebas, inyectándose anabolizantes y otras sustancias.

Si bien esta edición de los Oscar dejó ver su corazón deportivo, el deporte siempre ha demostrado que ama al cine y la televisión. Una relación que nunca va a terminar.